Un aporte de Katherine Rosales: ¿Por qué odiamos a recursos humanos?

 

¿Por qué odiamos a Recursos Humanos?
Por Keith H. Hammonds
Revista Fast Company
Agosto, 2005.
Acá tenemos una fiesta buena: una convención de varios cientos de ejecutivos medios de
RRHH en Las Vegas. Están cómodamente en el glamoroso Caesars Palace, durante dos días
para discutir acerca del “liderazgo estratégico de RRHH”, un concepto que suena para un
observador no iniciado, contradictorio y espantoso.
Enfrentémoslo: después de casi 20 años de retórica esperanzadora
sobre convertirse en “socios estratégicos” con un “lugar en la mesa” en donde se
toman las decisiones de negocio, la mayoría de los profesionales de RRHH no
están ni siquiera cerca de ahí. No tienen un lugar en la mesa, más aún, la mesa
está dentro de un sala de reuniones que está cerrada por dentro y tampoco
tienen la llave. La gente de RRHH, para la mayoría de los propósitos prácticos, no
son estratégicos ni líderes.
No me importa la convención de Las Vegas, y si no está
suficientemente claro aún, no me gusta RRHH tampoco, y es por eso que escribo
este artículo. Recursos Humanos probó hace mucho tiempo que, en el mejor de
los casos, es un mal necesario, y en el peor, una fuerza oscura y burocrática que
impone ciegamente reglas sin sentido, se resiste a la creatividad e impide el
cambio constructivo. RRHH es la función corporativa con el potencial más grande
–el generador clave, en teoría, del desempeño del negocio- y también una de las
funciones que consistentemente peor entrega sus productos. Yo estoy acá para
averiguar por qué sucede esto.
¿Por qué los procesos anuales de evaluación de desempeño tan son
tan demorosos y tan rutinariamente inútiles? ¿Por qué RRHH es muchas veces
un secuaz de la Gerencia de Operaciones, encontrando maneras cada vez más
ingeniosas de reducir beneficios y de sabotear la planilla de remuneraciones?
¿Por qué sus comunicaciones –cuando se pueden entender- son frecuentemente
una burla de la realidad? ¿Por qué sus procesos son tan burocráticos, creando un
bosque de papeles para cada trámite menor?
No es casualidad que odiemos a RRHH. En una encuesta realizada en
el 2005 por la consultora Hay Group, solamente un 40% de los empleados
recomendaba a sus compañías a que retuvieran a los mejores trabajadores;
solamente un 41% estaba de acuerdo que las evaluaciones de desempeño eran
justas; solo un 58% evaluó su capacitación como favorable. La mayoría dijo que
tuvieron pocas oportunidades para promociones y ascensos y tampoco sabían
qué se requería para ascender. Más decidor, solamente la mitad de los
trabajadores bajo el nivel de jefaturas, creían que sus compañías tenían un
interés genuino en ellos.
Nada de esto se explicó en la convención de Las Vegas. Estas
personas de HHRR, empleados de todo Estados Unidos, no son ni cortesanos del
demonio ni autómatas sin capacidad de pensar. Son en su mayoría personas
inteligentes y comprometidas que parecen estar genuinamente interesados en
hacer mejor sus trabajos. Ellos hablan de manera decidida acerca del desarrollo
de los empleados y de transformaciones culturales y, después de algunos tragos,
cuentan algunas anécdotas bastante divertidas.
Pero entonces se cae la fachada, sucede en una presentación de la
tarde llamada “Desde técnicos a consultores: cómo transformar a su equipo de
RRHH en socios estratégicos del negocio”. La oradora, Julie Muckler, es
vicepresidenta senior de RRHH de Wells Fargo Home Mortgage; es una mujer
entusiasta, con una gran sonrisa y 20 años de experiencia en compañías como
Johnson & Johnson y General Tire. Ella tiene grados académicos en Economía,
RRHH y Desarrollo Organizacional. Sin embargo, no tengo idea de qué está
hablando, hay una mención al “aprendizaje de acción interna” y “ser más
planificado en la metodología”. Las diapositivas Power Point resumen las
iniciativas de Wells Fargo Home Mortgage en administración del desempeño,
diseño organizacional y equipos de solución horizontal. Muckler describe el
apalancamiento de los recursos internos y el involucramiento de recursos
externos y deja a la audiencia deslumbrada. Esa noche, incluso los expertos de
RRHH confiesan que no entendieron mucho.
Este, amigos míos, es el problema de RRHH; en una economía del
conocimiento, las compañías con más talento ganan, todos sabemos eso. Los
ejecutivos de RRHH deberían estar sacando lo mejor de nuestros, bueno,
recursos humanos, contratando a los mejores empleados, educando a los
mejores, fomentando un ambiente de trabajo productivo –tal como el área
tecnológica administra los computadores y finanzas se encarga del capital. RRHH
debería unirse a la estrategia del negocio.
En lugar de eso, la mayoría de las organizaciones de RRHH han
construido un ghetto literalmente al borde de lo obsoleto. Son competentes en la
parte administrativa, pagos, beneficios y retiros, pero las compañías están
externalizando cada vez más esas funciones a proveedores que se pueden
encargar de aquellas tareas rutinarias a un costo menor. Lo que queda es el rol
estratégico más importante: levantar el capital intelectual de la compañía, pero
RRHH no está, como se dan las cosas, apto para esto.
Las Razones
1. Las personas de RRHH no son las más agudas.
Vamos a ser francos: si usted es una persona joven, ambiciosa, que se
está graduando de una buena universidad y tiene la vista puesta en una carrera
recompensante en el ámbito de los negocios, su primer instinto no va a ser unirse
a Recursos Humanos. Como dato, en la Escuela de Negocios de la Universidad
de Michigan, una de las mejores de USA, sólo un 1,2% de los graduados
manifiesta querer seguir una carrera en RRHH. Un profesor de administración de
una universidad líder comenta: “Los mejores y más inteligentes no van a RRHH”.
¿Y quién va? Personas inteligentes, a veces, pero no gente de negocio.
“RRHH tiene la tendencia de no contratar a muchos pensadores independientes o
a personas que se destaquen por ser guías morales”, dice Garold L. Markle, un
experimentado ejecutivo de RRHH de Exxon y Shell que ahora dirige su propia
firma consultora. Algunos son exiliados de gerencias principales: han obtenido
malos rendimientos en roles más importantes, pero no tan malos como para ser
despedidos. Para ellos, y para sus empleadores, RRHH representa un lugar de
bajo costo para trabajar. Otros entran a este campo por elección propia y con las
mejores intenciones, pero por malas razones. Les gusta trabajar con las personas
y quieren ayudar –motivos nobles, pero que irritan a muchos pensadores de
RRHH. “Cuando alguien ha venido y me ha dicho que quiere trabajar con las
personas yo lo felicito y le digo que haga un a carrera en trabajo social” dice
Arnold Kanarick, quien ha liderado equipos de RRHH es importantes empresas.
“Trabajar en RRHH no significa ser un a persona que le guste hacer el bien, se
trata de obtener a las mejores personas y más inteligentes y de aumentar el valor
de la compañía”.
La noticia que asusta es que el brecha entre las capacidades y los
requerimientos para el trabajo parece estar incrementándose. En la medida que
se intensifican las exigencias legales y de negocio para la función de RRHH, la
calificación educacional no está siguiendo el paso. De hecho, según una
encuesta realizada por la Sociedad para la Administración de Recursos Humanos
(SARH), una proporción muy pequeña de profesionales de RRHH tienen hoy en
día un curriculum académico que vaya más allá de un grado de bachiller, en
comparación con 1990. Es más, cuando se les preguntó a los profesionales de
RRHH acerca del valor de varios cursos académicos para tener una carrera
exitosa en RRHH, un 83% dijo que las clases de habilidades de comunicación
interpersonal tenían un valor extremadamente alto; le siguió Leyes Laborales y
Ética en los Negocios con un 71% y un 66% respectivamente. ¿Cuánto tenía
Administración del Cambio?, 35%. ¿Administración Estratégica?, 32%
¿Finanzas?, solo un 2%.
¿La verdad? La mayoría de los ejecutivos de RRHH no están
particularmente interesados o no tienen los conocimientos para hacer negocios; y
en un negocio eso tiende a ser un problema. Como guardianes del talento de la
empresa, RRHH tiene que entender cómo las personas responden a objetivos
corporativos. Lamentablemente, “el talento para los negocios es el factor más
importante que a los profesionales de RRHH de USA les falta”, dice Anthony J.
Rucci, vicepresidente ejecutivo de Cardinal Health Inc., un gran distribuidor de
productos para la salud. Rucci es mencionado consistentemente por académicos,
consultores y líderes de RRHH como una persona que realmente sabe lo que es
un negocio. En Baxter Internacional, él se encargó de las estrategias corporativas
y de RRHH. Antes de eso en Sears, lideró un estudio en 800 tiendas, durante 5
años, para evaluar la conexión entre el compromiso de los empleados, fidelidad del
cliente y ganancias para la empresa. Rucci dice que existen tres preguntas que
cualquier persona decente de RRHH en el mundo debe estar en condiciones de
responder. Primero, quiénes son los clientes más importantes de tu empresa,
¿has conversado con alguno de ellos últimamente?, ¿conoces los desafíos que
enfrentan?; segundo, ¿quién es tu competencia?, ¿Qué hacen bien y qué no?; y,
por último, lo más importante, ¿quiénes somos nosotros?, ¿Cuál es una
evaluación realista de los que hacemos bien y no tan bien en relación a nuestros
clientes y a nuestra competencia?
¿Su profesional de RRHH conoce estas respuestas?
2. RRHH persigue la eficiencia en lugar del valor.
¿Por qué? Porque es más fácil, más fácil de medir. Dave Ulrich, un profesor de la
Universidad de Michigan, recuerda haberse reunido con el gerente general y con
los jefes de RRHH de un gran banco. “El encargado de capacitación dijo que un
80% de los empleados habían hecho por lo menos 40 horas de clases. El gerente
dijo “felicitaciones”, yo le dije “Usted está hablando de las actividades que está
realizando, la pregunta es ¿qué están entregando?
Este tipo de situaciones saca a Ulrich de sus casillas. Desde hace 20 años se ha
convertido en un gurú de RRHH y un defensor de la tarea de tener roles más
estratégicos en las corporaciones, pero los gerentes de RRHH debilitan ese
esfuerzo al invertir más en actividades que es resultados. “Uno es efectivo
solamente si agrega valor”, Ulrich dice, “eso significa que uno no es evaluado por
lo que uno hace sino por lo que uno entrega”. Con esto se refiere no solamente al
valor entregado a empleados y jefes, sino además a los beneficios que se
acumulan para inversionistas y clientes.
Acá hay una historia verdadera: una talentosa ejecutiva de marketing acepta un
ofrecimiento de trabajo en Time Warner, recién salida de la escuela de negocios.
Es entrevistada en varios departamentos y posteriormente RRHH le dice que solo
uno está interesado en ella. Sin embargo, ella se entera después que todos
estaban interesados. Ella fue “conducida” a un puesto de trabajo que estaba bajo
la supervisión de un conocido jefe injurioso porque nadie dentro de la compañía
quería aceptar el puesto.
Usted decida: ¿RRHH hizo su trabajo? Por un lado, ocupó una vacante, “hizo lo
conveniente para la organización”, dice la mujer ahora, “contratar a alguien que
no reclamara en ese rol probablemente les hacía sentido, pero yo me enojé
mucho cuando me di cuenta”. Ella abandonó la compañía al año.
Parte del problema es que las mediciones de Time Warner nunca van a
determinar el costo real de las acciones del departamento de RRHH. Recursos
Humanos puede entregar el número de contrataciones, el porcentaje de
evaluaciones de desempeño entregadas o cuán satisfechos están los empleados
con los beneficios, pero rara vez se hace una unión de esas mediciones con el
desempeño del negocio.
John W. Boudreau, un profesor del Centro para las Organizaciones Eficaces de la
Universidad de California del Sur compara este fenómeno al de las finanzas,
antes de que DuPont se diera cuenta de cómo calcular el retorno de la inversión
en 1912. “En RRHH”, el dice, “no estamos ni siquiera cerca de ese tipo de
sofisticación lógica para medir a las personas o al talento, por lo que las
decisiones que se hacen sobre los recursos humanos son menos sofisticados,
tienen menos certeza y son menos consistentes.
Anthony J. Rucci, vicepresidente ejecutivo de Cardinal Health Inc., está tratando
de arreglar eso. Cardinal hace regularmente a sus empleados 12 preguntas
diseñadas para medir el compromiso organizacional; entre ellas: ¿Usted entiende
la estrategia de la compañía?, ¿Usted ve la conexión entre la estrategia y su
trabajo?, ¿Se siente orgulloso cuando le cuenta a la gente dónde trabaja? Rucci
correlaciona estos resultados con una encuesta a 2000 clientes y con datos de
ventas mensuales y de reconocimiento de marca.
“Yo no sé si nuestros procesos de RRHH están teniendo un impacto per se”,
comenta Rucci, “pero sé con certeza que el compromiso de los empleados tiene
un impacto en nuestro negocio, que explica entre el 1% y el 10% de nuestras
ganancias, dependiendo del tipo de negocio y del rol del empleado”.
“Probablemente Cardinal no va a ser invitado a una conferencia como al realizada
en Las Vegas, para explicar nuestra prácticas de RRHH, y la verdad no me
importa, la pregunta realmente importante es: ¿Es el negocio efectivo y exitoso?
3. RRHH no está trabajando para usted
¿Quiere saber por qué pasa por esa estúpida evaluación de desempeño cada
año, de verdad? Markle, quien ha hecho incontables evaluaciones a través de los
años, se complace en confirmar sus sospechas. Las compañías, dice, “están
haciéndolo para protegerse de sus propios empleados”, dice. “Ponen un pedazo
de papel entre uno y sus empleados, así que si hay una confrontación, tú puedes
ir al archivo y decir, ‘He documentado este problema’”.
Hay una buena razón para esta instancia defensiva, por supuesto. En las últimas
dos generaciones, el gobierno ha creado una inmensa maraña de regulaciones
laborales. Existen temas serios y complejos que requieren experticia técnica y
RRHH tiene que aplicar una cautela razonable.
Sin embargo, “es fácil quedarse atrapado en eso”, dice Mark Royal un consultor
senior del Grupo Hay. “Existe una tensión creada por el rol protector que RRHH
tiene de los intereses corporativos, asegurándose que no se enrede con las
reglas. Eso te pone en una posición de tener que decir que no muchas veces,
jugando el rol de policía malo. Uno debería ser capaz de salirse de eso, ver las
posibilidades de manera más amplia y tomar un acercamiento más abierto de
mente. Uno necesita entender dónde se pueden hacer excepciones a las políticas
generales”. Típicamente las personas de RRHH no pueden o no quieren, en lugar
de eso persiguen estandarización y uniformidad para encarar a una fuerza de
trabajo que es heterogénea y compleja. Un gerente de una empresa de leasing
se queja de que la gerencia corporativa de RRHH está tratando de eliminar la
mayoría de los cargos de vicepresidente – a pesar de que la cantidad de estos
cargos es mínima en la industria financiera. ¿Por qué? Porque en el negocio
comercial de la compañía el rango de vicepresidente está reservado para
ejecutivos top. En su afán por justicia burocrática, RRHH está en realidad
amenazando la reputación y, por consiguiente, la efectividad de los profesionales
financieros de la compañía.
La insistencia de “un tamaño sirve para todos” dice un profesor que estudia este
campo, “es en parte debido a la conformidad, pero en general se debe a que es
más fácil”. Los burócratas de todas partes detestan las excepciones, no
solamente porque abren a la compañía a cargos de sesgo y favoritismos, sino
porque requieren de algo más que soluciones de rutina. Toman tiempo y son
caras de administrar. Haga una excepción, a RRHH le da miedo, y las
compuertas de la represa se van a abrir.
Hay una contradicción aquí, por supuesto: hacer excepciones es exactamente lo
que RRHH debería hacer siempre, no solamente porque es mejor para los
empleados sino porque impulsa el negocio. Los empleadores mantienen a su
mejor gente agradeciendo y recompensando su desempeño destacado, no
tratándolos igual que al resto. “Si yo estoy manejando un negocio, estoy en
condiciones de decir quién está ayudando realmente a llevar el negocio hacia
delante”, dice Dennos Ackley, un consultor de comunicación, “RRHH debería
tener esa misma postura. Debemos entregar el mensaje que valoramos el alto
desempeño de nuestros empleados y estamos enfocados en retenerlos y
premiarlos”
En lugar de eso, los departamentos de RRHH hacen benchmark de salarios,
función por función y puesto por puesto contra estándares de la industria,
manteniendo los salarios, incluso aquellos de los mejores empleados, dentro de
un margen estrecho determinado por la competencia. Ellos rechazan
evaluaciones de desempeño porque los supervisores han hecho evaluaciones
con puntajes muy altos, no quieren reconocer logros que podrían significar mucho
más que el 4% de crecimiento de la compañía.
RRHH, en otras palabras, pierde el valor a largo plazo por la eficiencia a corto
plazo. Una prueba sencilla, ¿a quién reporta el subgerente de RRHH en su
compañía? Si la respuesta es al Gerente de Administración y Finanzas, y las
posibilidades de que así sea son altas, entonces RRHH está mal diseccionado.
“Ese es un modelo que no puede resultar” dice un ejecutivo de RRHH, “una
persona de finanzas se preocupa del dinero que sale de la organización. RRHH
debería preocuparse de colocar inversiones.
4. La oficina de la esquina no entiende a RRHH y viceversa
Estoy en otra fiesta: unas cuantas docenas de gerentes de nivel medio de RRHH
en un restaurante en Mahwah, New Jersey. No es glamorosa en ningún sentido
(tengo que conseguir un mejor agente de viajes). Pero es decidora en una forma
esperanzadora. Hunter Douglas, un fabricante de cubiertas para ventanas con
una fortuna de 2.1 billones, ha traído a su equipo de RRHH aquí desde todos los
Estados Unidos para celebrar sus logros.
Los jefes máximos de la compañía están a mano. Marvin B. Hopkins, presidente y
CEO de operaciones en Norteamérica, se apoya en la adulación: “me siento muy
bien acerca de sus logros” dice “nuestro negocio es acerca de las personas.
Contratar, capacitar y empatizar con los trabajadores es extremadamente
importante. Cuando alguien es despedido o se va, hemos fallado de algún modo.
La gente debe sentir que tiene un lugar en la compañía, un sentido de
pertenencia”. Entonces, sí, es un discurso corporativo en un deslustrado parque
empresarial fuera de la ciudad. ¿Pero, saben qué? Los gerentes de recursos
humanos de Tupelo y Dallas están totalmente orgullosos. Han sido llevados a las
oficinas centrales, se han tomado fotos con el jefe, y han visto “Mama Mía” en
Broadway esa tarde, con dinero de la empresa.
¿Su departamento de RRHH puede decir que es escuchada por la alta gerencia?
Probablemente no. “A veces” dice Ulrich, “los gerentes sólo tienen el legado de
RRHH en sus mentes, y no se pueden deshacer de él. Me sentí muy mal por un
hombre de RRHH. El presidente quería a alguien que planificara picnics y se
encargara el sindicato, y cada vez que este hombre trataba de ser estratégico, lo
derribaban.
¿Qué digo? ¿Que los ejecutivos no creen que RRHH importa? ¿Qué hay de todo
ese feliz discurso acerca de que los empleados son su más valioso recurso?
Bueno, resultó que eso ha sido un pequeño malentendido. En los 1990s, un
grupo de académicos británicos examinaron las relaciones entre lo que las
compañías (entre ellas, las unidades Británicas de Hewlet Packard y Citibank)
decían acerca de sus bienes humanos y cómo se comportaban realmente. Los
resultados fueron, tal vez, inevitables. En su retórica, las organizaciones de
RRHH adoptaban el lenguaje de un acercamiento “blando”, hablando de
capacitación, desarrollo y compromiso. Pero el “principio subyacente estaba
invariablemente restringido a las mejoras en la rentabilidad”, escribieron los
autores en el libro resultante, “Gerencia Estratégica de Recursos Humanos”
(Oxford University Press, 1999). “Incluso si la retórica de la gerencia de RRHH es
‘blanda’, la realidad es casi siempre ‘dura’ con los intereses de la organización
prevaleciendo por sobre los del individuo”.
En el mejor de los mundos, dice la profesora Lynda Gratton, del London
Bussiness School, uno de los autores del estudio, “la realidad debería ser una
combinación de blando y duro”. Eso es lo que pasa en Hunter Douglas. RRHH
puede llenar las necesidades de los empleados porque ha probado su temple en
el negocio – y viceversa. Betty Lou Smith, la vicepresidenta de RRHH
corporativos, comenzó investigando la conexión entre rotación de empleados y
calidad del producto. Las divisiones con la mayor rotación, según ella, eran
también las que tenían un 5% o más de productos fallados. Y
extraordinariamente, 70% de los empleados dejaban la compañía antes de 6
meses desde su contratación. El equipo de Smith vio que los nuevos empleados
se iban por varias razones: no se sentían respetados, no tenían input en las
decisiones, pero mayormente, sentían una falta de conexión cuando fueron
contratados. “les dimos una orientación de 10 minutos, y después estaban ya en
sus pisos” dice Smith. Ella trabajó en las debilidades creando un programa de
mentores que acoplaba nuevos contratados con trabajadores con experiencia.
Los últimos tenían sospechas al principio, pero eventualmente, la posición de
mentor (con camisas elegantes y gorras) comenzaron a verse como prestigiosas.
La tasa de rotación de los 6 meses bajó dramáticamente, a 16%. La asistencia y
productividad – y la tasa de productos fallados – mejoraron. “No esperamos a
escuchar algo de la alta gerencia”, dice Smith. “no te puedes sentar en una
esquina y ver los beneficios. Debemos saber cuáles son los problemas en
nuestro negocio. RRHH tiene que dar un paso adelante y asumir la
responsabilidad, no esperar a que la gerencia golpee nuestra puerta”. Pero la
mayoría de la gente de RRHH lo hace.
Hunter Douglas nos da un poco de luz de esperanza – acerca de la posibilidad de
que RRHH se pueda hacer bien. Y seguramente, incluso en organizaciones
inefectivas de RRHH, hay muchos gerentes de RRHH que muy buenos
individualmente – confiables, cuidando a la gente con sus orejas en el suelo, que
son sensibles al matiz cultural aunque también entienden el negocio y cómo la
gente encaja en él. Profesionales que se mueven voluntariamente hacia RRHH
desde altas posiciones pueden ser especialmente diestros, trayendo una
sensibilidad de pérdidas y ganancias y fuertes habilidades gerenciales.
En Yahoo, Libby Sartain, Gerente de Personas, está formando un grupo que
puede llegar a ser el departamento de recursos humanos realmente efectivo que
los empleados y ejecutivos imaginan. En este, Sartain disfruta de dos ventajas.
Primero, ella llegó con una reputación de una creativa independiente, ganada en
sus 13 años comandando RRHH en Southwest Airlines. Y segundo, tenía licencia
desde arriba para hacer lo que fuera necesario para crear una organización de
clase mundial. Sartain no sólo tiene un “asiento en la mesa” de Yahoo; ella
realmente ayudó a construir la mesa, instituyendo una reunión semanal de
operaciones que coordinaba con el COO Dan Rosensweig. El talento es siempre
en la cima de la agenda – y al final de cada reunión el equipo ejecutivo reflexiona
decisiones de desarrollo individuales para los integrantes clave del equipo.
Esa reunión, Sartain dice, “envía un mensaje fuerte a cada uno en Yahoo de que
no podemos hacer nada sin RRHH”. También le señala al equipo de RRHH que
son responsables por más que barajar papeles y estar en el medio. “Ve recursos
humanos como el cuidador de la mayor inversión de la compañía” dice Sartain, “si
no estás nutriendo la inversión y viéndola crecer, no estás haciendo tu trabajo”.
Yahoo, dicen muchos expertos y pares de otras organizaciones, está dentro de
las pocas compañías – entre ellas Cardinal Health, Procter & Gamble, Pitney
Bowes, Goldman Sachs, y General Electric – que realmente están trayendo a
RRHH al reino de la estrategia de negocios. Pero son las menos. El profesor de
la USC Edward E. Lawler II dice que el año pasado los profesionales de RRHH
reportaron pasar el 23% de su tiempo “”siendo un compañero de estrategia de
negocios – no más de lo que reportaban en 1995, y los gerentes de la línea,
decían que RRHH estaba menos involucrado en estrategia de lo que creen. “A
pesar del gran alboroto por la estrategia” dice Lawler, “hay aún un largo camino
por recorrer”. Cuando le pregunté a una persona de nivel medio de RRHH
exactamente cómo estaba involucrada en la estrategia de negocios para su
división, describió excitada la organización de un almuerzo mensual para su
vicepresidente y sus empleados.
¿Qué está desconectando la estrategia? Gratton, de la London Bussiness School,
pasa mucho tiempo capacitando a profesionales de RRHH para crear más
impacto. Ella ve dos problemas: mucha gente de RRHH trae una fuerte experticia
técnica a la fiesta, pero ningún “punto de vista acerca del futuro y de cómo las
organizaciones van a cambiar. Y segundo, “es muy difícil alinear la estrategia de
RRHH con la estrategia del negocio, porque la del negocio cambia rápidamente, y
es difícil seguirla con una estrategia de compensación o beneficios para no
quedar atrás”. Más que simplemente entender la estrategia, Gratton dice, la
efectividad verdadera “necesita operar desde un grupo de principios y valores
personales”. Y pocas lo hacen realmente.
En el intertanto, la selección natural económica está, de cierto modo, ocupándose
del problema por nosotros. Un 94% de los grandes empleadores encuestados
este año por Hewitt Associates reportaron que estaban externalizando al menos
una actividad de RRHH. Para el 2008, de acuerdo a la encuesta, muchos planean
expandir la externalización para incluir actividades como aprendizaje y desarrollo,
nómina, reclutamiento, salud y bienestar, y movilidad global. Hay que decir, que
se llevarán, en resumen, todo lo que hace RRHH. La retórica feliz del mundo de
RRHH dice que es para mejor: externalizar las menudencias administrativas,
después de todo, permitirá a los profesionales de recursos humanos enfocarse en
cosas más importantes que son centrales para el negocio. Como saben ser
socios estratégicos.
El problema, si usted es una persona de RRHH, es este: las tareas que las
compañías están externalizando – las menudencias administrativas – tienden a
ser aquellas cosas en las que usted es bueno. Y lo que queda no es
necesariamente su fortaleza. RRHH está discapacitado, por lo que Jay Jamrog,
director ejecutivo del Human Resource Institute, llama “incapacidad educada:
Usted es listo, y sabe que la forma en que trabaja hoy no aguantará 10 años más.
Pero no se puede mover de ese nivel. Está atorado”.
Así es cómo está RRHH hoy. Atorado. “Esta es una organización única en la
compañía“, dice Boudreau de la USC, “descubre cosas acerca de los negocios a
través del lente de la gente y del talento. Es una oportunidad de ventaja
comparativa”. En la mayoría de las compañías, esta oportunidad es
completamente desperdiciada.
Y es por eso que no me gusta RRHH.

Katherine Rosales nos ha aportado este interesante artículo de Keith H. Hammonds, publicado originalmente en la Revista Fast Company de Agosto, 2005.

 

MI-00394-C.jpg

Enfrentémoslo: después de casi 20 años de retórica esperanzadorasobre convertirse en “socios estratégicos” con un “lugar en la mesa” en donde se toman las decisiones de negocio, la mayoría de los profesionales de RRHH no están ni siquiera cerca de ahí. No tienen un lugar en la mesa, más aún, la mesa está dentro de un sala de reuniones que está cerrada por dentro y tampoco tienen la llave. La gente de RRHH, para la mayoría de los propósitos prácticos, no son estratégicos ni líderes.No me importa la convención de Las Vegas, y si no está suficientemente claro aún, no me gusta RRHH tampoco, y es por eso que escribo este artículo. Recursos Humanos probó hace mucho tiempo que, en el mejor de los casos, es un mal necesario, y en el peor, una fuerza oscura y burocrática queimpone ciegamente reglas sin sentido, se resiste a la creatividad e impide el cambio constructivo. RRHH es la función corporativa con el potencial más grande–el generador clave, en teoría, del desempeño del negocio- y también una de lasfunciones que consistentemente peor entrega sus productos. Yo estoy acá paraaveriguar por qué sucede esto.¿Por qué los procesos anuales de evaluación de desempeño tan sontan demorosos y tan rutinariamente inútiles? ¿Por qué RRHH es muchas vecesun secuaz de la Gerencia de Operaciones, encontrando maneras cada vez másingeniosas de reducir beneficios y de sabotear la planilla de remuneraciones?¿Por qué sus comunicaciones –cuando se pueden entender- son frecuentementeuna burla de la realidad? ¿Por qué sus procesos son tan burocráticos, creando unbosque de papeles para cada trámite menor?No es casualidad que odiemos a RRHH. En una encuesta realizada enel 2005 por la consultora Hay Group, solamente un 40% de los empleadosrecomendaba a sus compañías a que retuvieran a los mejores trabajadores;solamente un 41% estaba de acuerdo que las evaluaciones de desempeño eranjustas; solo un 58% evaluó su capacitación como favorable. La mayoría dijo quetuvieron pocas oportunidades para promociones y ascensos y tampoco sabíanqué se requería para ascender. Más decidor, solamente la mitad de lostrabajadores bajo el nivel de jefaturas, creían que sus compañías tenían uninterés genuino en ellos.Nada de esto se explicó en la convención de Las Vegas. Estaspersonas de HHRR, empleados de todo Estados Unidos, no son ni cortesanos deldemonio ni autómatas sin capacidad de pensar. Son en su mayoría personasinteligentes y comprometidas que parecen estar genuinamente interesados enhacer mejor sus trabajos. Ellos hablan de manera decidida acerca del desarrollode los empleados y de transformaciones culturales y, después de algunos tragos,cuentan algunas anécdotas bastante divertidas.Pero entonces se cae la fachada, sucede en una presentación de latarde llamada “Desde técnicos a consultores: cómo transformar a su equipo deRRHH en socios estratégicos del negocio”. La oradora, Julie Muckler, esvicepresidenta senior de RRHH de Wells Fargo Home Mortgage; es una mujer entusiasta, con una gran sonrisa y 20 años de experiencia en compañías comoJohnson & Johnson y General Tire. Ella tiene grados académicos en Economía,RRHH y Desarrollo Organizacional. Sin embargo, no tengo idea de qué estáhablando, hay una mención al “aprendizaje de acción interna” y “ser másplanificado en la metodología”. Las diapositivas Power Point resumen lasiniciativas de Wells Fargo Home Mortgage en administración del desempeño,diseño organizacional y equipos de solución horizontal. Muckler describe elapalancamiento de los recursos internos y el involucramiento de recursosexternos y deja a la audiencia deslumbrada. Esa noche, incluso los expertos deRRHH confiesan que no entendieron mucho.Este, amigos míos, es el problema de RRHH; en una economía delconocimiento, las compañías con más talento ganan, todos sabemos eso. Losejecutivos de RRHH deberían estar sacando lo mejor de nuestros, bueno,recursos humanos, contratando a los mejores empleados, educando a losmejores, fomentando un ambiente de trabajo productivo –tal como el áreatecnológica administra los computadores y finanzas se encarga del capital. RRHHdebería unirse a la estrategia del negocio.En lugar de eso, la mayoría de las organizaciones de RRHH hanconstruido un ghetto literalmente al borde de lo obsoleto. Son competentes en laparte administrativa, pagos, beneficios y retiros, pero las compañías estánexternalizando cada vez más esas funciones a proveedores que se puedenencargar de aquellas tareas rutinarias a un costo menor. Lo que queda es el rolestratégico más importante: levantar el capital intelectual de la compañía, peroRRHH no está, como se dan las cosas, apto para esto.Las Razones1. Las personas de RRHH no son las más agudas.Vamos a ser francos: si usted es una persona joven, ambiciosa, que seestá graduando de una buena universidad y tiene la vista puesta en una carrerarecompensante en el ámbito de los negocios, su primer instinto no va a ser unirsea Recursos Humanos. Como dato, en la Escuela de Negocios de la Universidadde Michigan, una de las mejores de USA, sólo un 1,2% de los graduadosmanifiesta querer seguir una carrera en RRHH. Un profesor de administración deuna universidad líder comenta: “Los mejores y más inteligentes no van a RRHH”.¿Y quién va? Personas inteligentes, a veces, pero no gente de negocio.“RRHH tiene la tendencia de no contratar a muchos pensadores independientes oa personas que se destaquen por ser guías morales”, dice Garold L. Markle, unexperimentado ejecutivo de RRHH de Exxon y Shell que ahora dirige su propiafirma consultora. Algunos son exiliados de gerencias principales: han obtenidomalos rendimientos en roles más importantes, pero no tan malos como para serdespedidos. Para ellos, y para sus empleadores, RRHH representa un lugar debajo costo para trabajar. Otros entran a este campo por elección propia y con lasmejores intenciones, pero por malas razones. Les gusta trabajar con las personasy quieren ayudar –motivos nobles, pero que irritan a muchos pensadores deRRHH. “Cuando alguien ha venido y me ha dicho que quiere trabajar con laspersonas yo lo felicito y le digo que haga un a carrera en trabajo social” diceArnold Kanarick, quien ha liderado equipos de RRHH es importantes empresas.“Trabajar en RRHH no significa ser un a persona que le guste hacer el bien, setrata de obtener a las mejores personas y más inteligentes y de aumentar el valorde la compañía”.La noticia que asusta es que el brecha entre las capacidades y losrequerimientos para el trabajo parece estar incrementándose. En la medida quese intensifican las exigencias legales y de negocio para la función de RRHH, lacalificación educacional no está siguiendo el paso. De hecho, según unaencuesta realizada por la Sociedad para la Administración de Recursos Humanos(SARH), una proporción muy pequeña de profesionales de RRHH tienen hoy endía un curriculum académico que vaya más allá de un grado de bachiller, encomparación con 1990. Es más, cuando se les preguntó a los profesionales deRRHH acerca del valor de varios cursos académicos para tener una carreraexitosa en RRHH, un 83% dijo que las clases de habilidades de comunicacióninterpersonal tenían un valor extremadamente alto; le siguió Leyes Laborales yÉtica en los Negocios con un 71% y un 66% respectivamente. ¿Cuánto teníaAdministración del Cambio?, 35%. ¿Administración Estratégica?, 32%¿Finanzas?, solo un 2%.¿La verdad? La mayoría de los ejecutivos de RRHH no estánparticularmente interesados o no tienen los conocimientos para hacer negocios; yen un negocio eso tiende a ser un problema. Como guardianes del talento de laempresa, RRHH tiene que entender cómo las personas responden a objetivoscorporativos. Lamentablemente, “el talento para los negocios es el factor másimportante que a los profesionales de RRHH de USA les falta”, dice Anthony J.Rucci, vicepresidente ejecutivo de Cardinal Health Inc., un gran distribuidor deproductos para la salud. Rucci es mencionado consistentemente por académicos,consultores y líderes de RRHH como una persona que realmente sabe lo que esun negocio. En Baxter Internacional, él se encargó de las estrategias corporativasy de RRHH. Antes de eso en Sears, lideró un estudio en 800 tiendas, durante 5años, para evaluar la conexión entre el compromiso de los empleados, fidelidad delcliente y ganancias para la empresa. Rucci dice que existen tres preguntas quecualquier persona decente de RRHH en el mundo debe estar en condiciones deresponder. Primero, quiénes son los clientes más importantes de tu empresa,¿has conversado con alguno de ellos últimamente?, ¿conoces los desafíos queenfrentan?; segundo, ¿quién es tu competencia?, ¿Qué hacen bien y qué no?; y,por último, lo más importante, ¿quiénes somos nosotros?, ¿Cuál es unaevaluación realista de los que hacemos bien y no tan bien en relación a nuestrosclientes y a nuestra competencia?¿Su profesional de RRHH conoce estas respuestas?2. RRHH persigue la eficiencia en lugar del valor.¿Por qué? Porque es más fácil, más fácil de medir. Dave Ulrich, un profesor de laUniversidad de Michigan, recuerda haberse reunido con el gerente general y conlos jefes de RRHH de un gran banco. “El encargado de capacitación dijo que un80% de los empleados habían hecho por lo menos 40 horas de clases. El gerentedijo “felicitaciones”, yo le dije “Usted está hablando de las actividades que estárealizando, la pregunta es ¿qué están entregando?Este tipo de situaciones saca a Ulrich de sus casillas. Desde hace 20 años se haconvertido en un gurú de RRHH y un defensor de la tarea de tener roles másestratégicos en las corporaciones, pero los gerentes de RRHH debilitan eseesfuerzo al invertir más en actividades que es resultados. “Uno es efectivosolamente si agrega valor”, Ulrich dice, “eso significa que uno no es evaluado porlo que uno hace sino por lo que uno entrega”. Con esto se refiere no solamente alvalor entregado a empleados y jefes, sino además a los beneficios que seacumulan para inversionistas y clientes.Acá hay una historia verdadera: una talentosa ejecutiva de marketing acepta unofrecimiento de trabajo en Time Warner, recién salida de la escuela de negocios.Es entrevistada en varios departamentos y posteriormente RRHH le dice que solouno está interesado en ella. Sin embargo, ella se entera después que todosestaban interesados. Ella fue “conducida” a un puesto de trabajo que estaba bajola supervisión de un conocido jefe injurioso porque nadie dentro de la compañíaquería aceptar el puesto.Usted decida: ¿RRHH hizo su trabajo? Por un lado, ocupó una vacante, “hizo loconveniente para la organización”, dice la mujer ahora, “contratar a alguien queno reclamara en ese rol probablemente les hacía sentido, pero yo me enojémucho cuando me di cuenta”. Ella abandonó la compañía al año.Parte del problema es que las mediciones de Time Warner nunca van adeterminar el costo real de las acciones del departamento de RRHH. RecursosHumanos puede entregar el número de contrataciones, el porcentaje deevaluaciones de desempeño entregadas o cuán satisfechos están los empleadoscon los beneficios, pero rara vez se hace una unión de esas mediciones con eldesempeño del negocio.John W. Boudreau, un profesor del Centro para las Organizaciones Eficaces de laUniversidad de California del Sur compara este fenómeno al de las finanzas,antes de que DuPont se diera cuenta de cómo calcular el retorno de la inversiónen 1912. “En RRHH”, el dice, “no estamos ni siquiera cerca de ese tipo desofisticación lógica para medir a las personas o al talento, por lo que lasdecisiones que se hacen sobre los recursos humanos son menos sofisticados,tienen menos certeza y son menos consistentes.Anthony J. Rucci, vicepresidente ejecutivo de Cardinal Health Inc., está tratandode arreglar eso. Cardinal hace regularmente a sus empleados 12 preguntasdiseñadas para medir el compromiso organizacional; entre ellas: ¿Usted entiendela estrategia de la compañía?, ¿Usted ve la conexión entre la estrategia y sutrabajo?, ¿Se siente orgulloso cuando le cuenta a la gente dónde trabaja? Ruccicorrelaciona estos resultados con una encuesta a 2000 clientes y con datos deventas mensuales y de reconocimiento de marca.“Yo no sé si nuestros procesos de RRHH están teniendo un impacto per se”,comenta Rucci, “pero sé con certeza que el compromiso de los empleados tieneun impacto en nuestro negocio, que explica entre el 1% y el 10% de nuestrasganancias, dependiendo del tipo de negocio y del rol del empleado”.“Probablemente Cardinal no va a ser invitado a una conferencia como al realizadaen Las Vegas, para explicar nuestra prácticas de RRHH, y la verdad no meimporta, la pregunta realmente importante es: ¿Es el negocio efectivo y exitoso?3. RRHH no está trabajando para usted¿Quiere saber por qué pasa por esa estúpida evaluación de desempeño cadaaño, de verdad? Markle, quien ha hecho incontables evaluaciones a través de losaños, se complace en confirmar sus sospechas. Las compañías, dice, “estánhaciéndolo para protegerse de sus propios empleados”, dice. “Ponen un pedazode papel entre uno y sus empleados, así que si hay una confrontación, tú puedesir al archivo y decir, ‘He documentado este problema’”.Hay una buena razón para esta instancia defensiva, por supuesto. En las últimasdos generaciones, el gobierno ha creado una inmensa maraña de regulacioneslaborales. Existen temas serios y complejos que requieren experticia técnica yRRHH tiene que aplicar una cautela razonable.Sin embargo, “es fácil quedarse atrapado en eso”, dice Mark Royal un consultorsenior del Grupo Hay. “Existe una tensión creada por el rol protector que RRHHtiene de los intereses corporativos, asegurándose que no se enrede con lasreglas. Eso te pone en una posición de tener que decir que no muchas veces,jugando el rol de policía malo. Uno debería ser capaz de salirse de eso, ver lasposibilidades de manera más amplia y tomar un acercamiento más abierto demente. Uno necesita entender dónde se pueden hacer excepciones a las políticasgenerales”. Típicamente las personas de RRHH no pueden o no quieren, en lugarde eso persiguen estandarización y uniformidad para encarar a una fuerza detrabajo que es heterogénea y compleja. Un gerente de una empresa de leasingse queja de que la gerencia corporativa de RRHH está tratando de eliminar lamayoría de los cargos de vicepresidente – a pesar de que la cantidad de estoscargos es mínima en la industria financiera. ¿Por qué? Porque en el negociocomercial de la compañía el rango de vicepresidente está reservado paraejecutivos top. En su afán por justicia burocrática, RRHH está en realidadamenazando la reputación y, por consiguiente, la efectividad de los profesionalesfinancieros de la compañía.La insistencia de “un tamaño sirve para todos” dice un profesor que estudia estecampo, “es en parte debido a la conformidad, pero en general se debe a que esmás fácil”. Los burócratas de todas partes detestan las excepciones, nosolamente porque abren a la compañía a cargos de sesgo y favoritismos, sinoporque requieren de algo más que soluciones de rutina. Toman tiempo y soncaras de administrar. Haga una excepción, a RRHH le da miedo, y lascompuertas de la represa se van a abrir.Hay una contradicción aquí, por supuesto: hacer excepciones es exactamente loque RRHH debería hacer siempre, no solamente porque es mejor para losempleados sino porque impulsa el negocio. Los empleadores mantienen a sumejor gente agradeciendo y recompensando su desempeño destacado, notratándolos igual que al resto. “Si yo estoy manejando un negocio, estoy encondiciones de decir quién está ayudando realmente a llevar el negocio haciadelante”, dice Dennos Ackley, un consultor de comunicación, “RRHH deberíatener esa misma postura. Debemos entregar el mensaje que valoramos el altodesempeño de nuestros empleados y estamos enfocados en retenerlos ypremiarlos”En lugar de eso, los departamentos de RRHH hacen benchmark de salarios,función por función y puesto por puesto contra estándares de la industria,manteniendo los salarios, incluso aquellos de los mejores empleados, dentro deun margen estrecho determinado por la competencia. Ellos rechazanevaluaciones de desempeño porque los supervisores han hecho evaluacionescon puntajes muy altos, no quieren reconocer logros que podrían significar muchomás que el 4% de crecimiento de la compañía.RRHH, en otras palabras, pierde el valor a largo plazo por la eficiencia a cortoplazo. Una prueba sencilla, ¿a quién reporta el subgerente de RRHH en sucompañía? Si la respuesta es al Gerente de Administración y Finanzas, y lasposibilidades de que así sea son altas, entonces RRHH está mal diseccionado.“Ese es un modelo que no puede resultar” dice un ejecutivo de RRHH, “unapersona de finanzas se preocupa del dinero que sale de la organización. RRHHdebería preocuparse de colocar inversiones.4. La oficina de la esquina no entiende a RRHH y viceversaEstoy en otra fiesta: unas cuantas docenas de gerentes de nivel medio de RRHHen un restaurante en Mahwah, New Jersey. No es glamorosa en ningún sentido(tengo que conseguir un mejor agente de viajes). Pero es decidora en una formaesperanzadora. Hunter Douglas, un fabricante de cubiertas para ventanas conuna fortuna de 2.1 billones, ha traído a su equipo de RRHH aquí desde todos losEstados Unidos para celebrar sus logros.Los jefes máximos de la compañía están a mano. Marvin B. Hopkins, presidente yCEO de operaciones en Norteamérica, se apoya en la adulación: “me siento muybien acerca de sus logros” dice “nuestro negocio es acerca de las personas.Contratar, capacitar y empatizar con los trabajadores es extremadamenteimportante. Cuando alguien es despedido o se va, hemos fallado de algún modo.La gente debe sentir que tiene un lugar en la compañía, un sentido depertenencia”. Entonces, sí, es un discurso corporativo en un deslustrado parqueempresarial fuera de la ciudad. ¿Pero, saben qué? Los gerentes de recursoshumanos de Tupelo y Dallas están totalmente orgullosos. Han sido llevados a lasoficinas centrales, se han tomado fotos con el jefe, y han visto “Mama Mía” enBroadway esa tarde, con dinero de la empresa.¿Su departamento de RRHH puede decir que es escuchada por la alta gerencia?Probablemente no. “A veces” dice Ulrich, “los gerentes sólo tienen el legado deRRHH en sus mentes, y no se pueden deshacer de él. Me sentí muy mal por unhombre de RRHH. El presidente quería a alguien que planificara picnics y seencargara el sindicato, y cada vez que este hombre trataba de ser estratégico, loderribaban.¿Qué digo? ¿Que los ejecutivos no creen que RRHH importa? ¿Qué hay de todoese feliz discurso acerca de que los empleados son su más valioso recurso?Bueno, resultó que eso ha sido un pequeño malentendido. En los 1990s, ungrupo de académicos británicos examinaron las relaciones entre lo que lascompañías (entre ellas, las unidades Británicas de Hewlet Packard y Citibank)decían acerca de sus bienes humanos y cómo se comportaban realmente. Losresultados fueron, tal vez, inevitables. En su retórica, las organizaciones deRRHH adoptaban el lenguaje de un acercamiento “blando”, hablando decapacitación, desarrollo y compromiso. Pero el “principio subyacente estabainvariablemente restringido a las mejoras en la rentabilidad”, escribieron losautores en el libro resultante, “Gerencia Estratégica de Recursos Humanos”(Oxford University Press, 1999). “Incluso si la retórica de la gerencia de RRHH es‘blanda’, la realidad es casi siempre ‘dura’ con los intereses de la organizaciónprevaleciendo por sobre los del individuo”.En el mejor de los mundos, dice la profesora Lynda Gratton, del LondonBussiness School, uno de los autores del estudio, “la realidad debería ser unacombinación de blando y duro”. Eso es lo que pasa en Hunter Douglas. RRHHpuede llenar las necesidades de los empleados porque ha probado su temple enel negocio – y viceversa. Betty Lou Smith, la vicepresidenta de RRHHcorporativos, comenzó investigando la conexión entre rotación de empleados ycalidad del producto. Las divisiones con la mayor rotación, según ella, erantambién las que tenían un 5% o más de productos fallados. Yextraordinariamente, 70% de los empleados dejaban la compañía antes de 6meses desde su contratación. El equipo de Smith vio que los nuevos empleadosse iban por varias razones: no se sentían respetados, no tenían input en lasdecisiones, pero mayormente, sentían una falta de conexión cuando fueroncontratados. “les dimos una orientación de 10 minutos, y después estaban ya ensus pisos” dice Smith. Ella trabajó en las debilidades creando un programa dementores que acoplaba nuevos contratados con trabajadores con experiencia.Los últimos tenían sospechas al principio, pero eventualmente, la posición dementor (con camisas elegantes y gorras) comenzaron a verse como prestigiosas.La tasa de rotación de los 6 meses bajó dramáticamente, a 16%. La asistencia yproductividad – y la tasa de productos fallados – mejoraron. “No esperamos aescuchar algo de la alta gerencia”, dice Smith. “no te puedes sentar en unaesquina y ver los beneficios. Debemos saber cuáles son los problemas ennuestro negocio. RRHH tiene que dar un paso adelante y asumir laresponsabilidad, no esperar a que la gerencia golpee nuestra puerta”. Pero lamayoría de la gente de RRHH lo hace.Hunter Douglas nos da un poco de luz de esperanza – acerca de la posibilidad deque RRHH se pueda hacer bien. Y seguramente, incluso en organizacionesinefectivas de RRHH, hay muchos gerentes de RRHH que muy buenosindividualmente – confiables, cuidando a la gente con sus orejas en el suelo, queson sensibles al matiz cultural aunque también entienden el negocio y cómo lagente encaja en él. Profesionales que se mueven voluntariamente hacia RRHHdesde altas posiciones pueden ser especialmente diestros, trayendo unasensibilidad de pérdidas y ganancias y fuertes habilidades gerenciales.En Yahoo, Libby Sartain, Gerente de Personas, está formando un grupo quepuede llegar a ser el departamento de recursos humanos realmente efectivo quelos empleados y ejecutivos imaginan. En este, Sartain disfruta de dos ventajas.Primero, ella llegó con una reputación de una creativa independiente, ganada ensus 13 años comandando RRHH en Southwest Airlines. Y segundo, tenía licenciadesde arriba para hacer lo que fuera necesario para crear una organización declase mundial. Sartain no sólo tiene un “asiento en la mesa” de Yahoo; ellarealmente ayudó a construir la mesa, instituyendo una reunión semanal deoperaciones que coordinaba con el COO Dan Rosensweig. El talento es siempreen la cima de la agenda – y al final de cada reunión el equipo ejecutivo reflexionadecisiones de desarrollo individuales para los integrantes clave del equipo.Esa reunión, Sartain dice, “envía un mensaje fuerte a cada uno en Yahoo de queno podemos hacer nada sin RRHH”. También le señala al equipo de RRHH queson responsables por más que barajar papeles y estar en el medio. “Ve recursoshumanos como el cuidador de la mayor inversión de la compañía” dice Sartain, “sino estás nutriendo la inversión y viéndola crecer, no estás haciendo tu trabajo”.Yahoo, dicen muchos expertos y pares de otras organizaciones, está dentro delas pocas compañías – entre ellas Cardinal Health, Procter & Gamble, PitneyBowes, Goldman Sachs, y General Electric – que realmente están trayendo aRRHH al reino de la estrategia de negocios. Pero son las menos. El profesor dela USC Edward E. Lawler II dice que el año pasado los profesionales de RRHHreportaron pasar el 23% de su tiempo “”siendo un compañero de estrategia denegocios – no más de lo que reportaban en 1995, y los gerentes de la línea,decían que RRHH estaba menos involucrado en estrategia de lo que creen. “Apesar del gran alboroto por la estrategia” dice Lawler, “hay aún un largo caminopor recorrer”. Cuando le pregunté a una persona de nivel medio de RRHHexactamente cómo estaba involucrada en la estrategia de negocios para sudivisión, describió excitada la organización de un almuerzo mensual para suvicepresidente y sus empleados.¿Qué está desconectando la estrategia? Gratton, de la London Bussiness School,pasa mucho tiempo capacitando a profesionales de RRHH para crear másimpacto. Ella ve dos problemas: mucha gente de RRHH trae una fuerte experticiatécnica a la fiesta, pero ningún “punto de vista acerca del futuro y de cómo lasorganizaciones van a cambiar. Y segundo, “es muy difícil alinear la estrategia deRRHH con la estrategia del negocio, porque la del negocio cambia rápidamente, yes difícil seguirla con una estrategia de compensación o beneficios para noquedar atrás”. Más que simplemente entender la estrategia, Gratton dice, laefectividad verdadera “necesita operar desde un grupo de principios y valorespersonales”. Y pocas lo hacen realmente.En el intertanto, la selección natural económica está, de cierto modo, ocupándosedel problema por nosotros. Un 94% de los grandes empleadores encuestadoseste año por Hewitt Associates reportaron que estaban externalizando al menosuna actividad de RRHH. Para el 2008, de acuerdo a la encuesta, muchos planeanexpandir la externalización para incluir actividades como aprendizaje y desarrollo,nómina, reclutamiento, salud y bienestar, y movilidad global. Hay que decir, quese llevarán, en resumen, todo lo que hace RRHH. La retórica feliz del mundo deRRHH dice que es para mejor: externalizar las menudencias administrativas,después de todo, permitirá a los profesionales de recursos humanos enfocarse encosas más importantes que son centrales para el negocio. Como saben sersocios estratégicos.El problema, si usted es una persona de RRHH, es este: las tareas que lascompañías están externalizando – las menudencias administrativas – tienden aser aquellas cosas en las que usted es bueno. Y lo que queda no esnecesariamente su fortaleza. RRHH está discapacitado, por lo que Jay Jamrog,director ejecutivo del Human Resource Institute, llama “incapacidad educada:Usted es listo, y sabe que la forma en que trabaja hoy no aguantará 10 años más.Pero no se puede mover de ese nivel. Está atorado”.Así es cómo está RRHH hoy. Atorado. “Esta es una organización única en lacompañía“, dice Boudreau de la USC, “descubre cosas acerca de los negocios através del lente de la gente y del talento. Es una oportunidad de ventajacomparativa”. En la mayoría de las compañías, esta oportunidad escompletamente desperdiciada.Y es por eso que no me gusta RRHH.

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar